Utilizamos cookies propias y de terceros. Continuar navegando implica su aceptación.Más informaciónAceptar
Total: 0,00€
Volver Curiosidades de la perfumería

¿Qué son las familias olfativas?

11/06/2018

Muchos somos los que nos sentimos cautivados por composiciones perfumísticas. Algunos nos gustan más y otros menos. Generalmente, el grupo más general en el cual se puede clasificar un perfume es si es dulce o fresco, pero dentro de estas dos grandes categorías hay muchos matices, que en casos pueden llegar a contradecirse. ¿Cómo agrupamos los olores con más precisión?

La manera más extendida de clasificar perfumes es mediante lo que se llaman familias olfativas, que hacen referencia a un conjunto de materias primas, como es el caso los perfumes florales o amaderados; o acordes muy utilizados, como por ejemplo el acorde oriental. De esta forma, puede clasificarse de forma mucho más precisa el carácter de un perfume. Un perfume puede pertenecer a más de una familia olfativa, permitiendo diversidad de combinaciones aromáticas.

A pesar de que cada fuente, puede tener ciertas variaciones en la nomenclatura de las diferentes familias, en Scent Leopard y Scent Panther hemos querido hacer una clasificación que sea lo más precisa y explicativa posible, sin entrar en detalles superfluos que hacen referencia a la idea general del perfume, sino más bien alguna faceta.

Nuestra clasificación se compone de 9 categorías:

  • Fresco: son perfumes que poseen un frescor frío, característico de perfumes con un conjunto de notas mentoladas (aromático) o cítricas (cítrico), sin una presencia destacada de ninguna de ellas. Asimismo, desde hace relativamente poco, han aparecido perfumes semifrescos azules y acuáticos, que representan perfumes con un frescor más salado y marítimo.
  • Cítrico: son perfumes que tienen un frescor más cálido, con una fuerte presencia de frutas cítricas como el limón, la bergamota, la naranja o el pomelo.
  • Afrutado: son perfumes con una alta presencia de notas afrutadas, excluyendo los cítricos. Este carácter puede tener varios matices: hay frutas más frescas como la manzana, o más dulces como la cereza.
  • Dulce: son perfumes en los cuales destaca una alta presencia dulce, excluyendo el dulzor afrutado que ya está englobado en la categoría anterior. Los perfumes de este carácter poseen un dulzor más azucarado y avainillado. Hay infinidad de notas que la caracterizan: desde caramelo, hasta la haba tonka o resina de benjuí.
  • Oriental: son perfumes dulces, pero con un dulzor más exótico y especiado. La nota oriental más destacada, que caracteriza a esta familia olfativa, es la canela. Según contexto y subespecie, la vainilla también puede aportar un dulzor oriental al perfume.
  • Floral: son perfumes con una fuerte presencia floral. A diferencia de los afrutados, todas las flores son englobadas en esta família olfativa. Desde una rosa de Bulgaria hasta la flor Ylang-Ylang de Indonesia.
  • Amaderado: son perfumes donde hay una presencia amaderada notable. Como en el caso anterior, salvo excepciones muy puntuales, engloba todas las maderas. Generalmente los amaderados tienen una base potente, y por lo tanto una intensidad media o alta. Las notas más comunes son madera de sándalo, cedro y vetiver.
  • Aromático: son perfumes en los cuales sus notas principales giran en torno a hierbas aromáticas como pueden ser la salvia, el romero o el pachulí. Dependiendo del contexto, ciertas notas aromáticas pueden clasificarse como frescas, como bien es el caso de la lavanda o la menta.
  • Especiado: son perfumes que tienen una alta presencia de notas “picantes”, caracterizados normalmente por la presencia de especias, pero no siempre. Dependiendo del contexto aromático y la nota, un aroma especiado puede considerarse oriental, como pasa muy frecuentemente cuando hay una presencia de canela. La nota por excelencia, de esta familia olfativa, es la pimienta, que dependiendo de su grado de maduración puede ser negra, rosa/roja o blanca. Otras notas especiadas son el cardamomo, el clavo o nuez moscada. Entre las notas especiadas, que no provienen de especias, están el tabaco, el jengibre o el pimiento chili, entre muchas otras.
 

Hay ciertas notas que complementan otras notas, pudiendo pertenecer a diferentes familias olfativas, según el contexto. Un gran ejemplo de eso es la nota de cuero. El cuero podemos encontrarlo en infinidad de composiciones, dando diferentes atributos al perfume. Hay instituciones que lo consideran una familia y otras que no. Nosotros consideramos que no puede considerarse una familia general sino más bien una subfamilia.


Existen algunas categorías aceptadas, pero se presentan más bien como un concepto, son muy concretas, y representan una franja muy pequeña de perfumes por sus características aromáticas auténticamente singulares:

  • Chipre: consiste en un tipo de perfume femenino con aromas con un “frescor de bosque”. Un perfume chipre, por lo general, seguirá los siguientes criterios como guía: una apertura de bergamota, un corazón de musgo de roble y un corazón de ládano. El nombre proviene de una fragancia femenina que fue lanzada por Coty en 1917 con el nombre Chypre, que significa ciprés en francés.

Fue un concepto rompedor en su día; muchas casas de fragancias han utilizado dicho modelo como inspiración para sus futuras creaciones. Estos perfumes normalmente combinan notas florales, afrutadas y aromáticas. Son fácilmente identificables por su cálida base de musgo que contrasta con la apertura fresca-cítrica. Es un perfume ideal para las épocas más cálidas de año, siendo primavera su estación favorita.


  • Fougère: como en el caso de los perfumes Chipre, Fougère es más un concepto que un familia olfativa. Se caracteriza como el equivalente masculino del concepto olfativo Chipre. El nombre, que significa helecho en francés, es en realidad una referencia al revolucionario perfume masculino Fougère Royale, lanzado por Houbigant Parfum en 1882. Su perseverancia en el tiempo evidencia su importancia en el mundo de la perfumería.

Las fragancias Fougère suelen ser mezclas compuestas de lavanda, madera, musgo de roble, haba tonka y cítricos. El aroma resultante se compone de notas dulces y picantes sobre un telón de fondo de herbáceas y líquenes.
Cabe destacar que las fragancias Fougère, como en su equivalente femenino Chipre, dan muy buenos resultados durante las estaciones más cálidas de año, gracias a su presencia de notas frescas y aromáticas. Para muchos, es considerado como un perfecto perfume primaveral masculino.


  • Gourmand: en muchos casos más que una família olfativa, se considera un atributo de un perfume. Cuando una fragancia se caracteriza como gourmand significa que su aroma recuerda al de algún alimento, caracterizándose así como un “olor comestible”. En fragancias dulces, por ejemplo, se hace uso de notas tales como de caramelo, toffee o nata montada.


Visto lo anterior, es importante destacar que la familia olfativa no significa que el perfume solamente posea notas de dicha familia, sino que engloba las que son más notables en el perfume. Un buen ejemplo para ello es la presencia cítrica: la gran mayoría de los perfumes tiene una apertura cítrica, pero en la mayoría de casos esta desvanece rápidamente, dejando lugar a las notas que más caracterizan a la fragancia. Aun así, si tenemos un perfume en el cual hay una presencia cítrica durante gran parte del desarrollo aromático de la fragancia, entonces se tratará de un perfume de carácter cítrico.



Por último, debe tenerse en cuenta que, en cuanto a familias olfativas, no existe una única clasificación, ya que no es una ciencia exacta: cada perfumista puede tener su perspectiva e interpretación de los olores. Por lo tanto, hay varios tipos de clasificaciones que pueden considerarse correctas: ¡los aromas son demasiado complejos como para clasificarlos de una sola forma!